Menú
Noticias

¡Así de sencillo es cultivar piña en casa!

En Productos, 17/05/2016

La piña es un cítrico tropical y exótico, aunque en realidad es fácil de encontrar casi en cualquier frutería y los 365 días del año. Se trata de una fruta fresca, rica en agua y que se puede tomar sola, pero también en platos dulces y salados, y además, es uno de los postres infalibles que suele gustar a toda la familia. Pero ¿Sabías que es posible cultivar piña en casa?

El cultivo ideal de la piña es en zonas de clima tropical, siendo su temperatura ideal de fructificación entre 24º y 30º, acepta cualquier tipo de suelo siempre de las condiciones de hidratación de la tierra no sean excesivas, pero sí las suficientes como para que la planta pueda disponer de agua cuando la necesita. Además, las plantas de la piña requieren de un mínimo de 30x30 cm para crecer, aunque lo ideal son 40x40 cm.

Así que, cultivar piña en casa en Málaga es posible, además, es bastante sencillo. Teniendo en cuenta todo esto, ¿no suena mal la idea de cultivar piña en casa?

¿Qué se necesita para cultivar una piña en casa?

A quienes la idea de cultivar sus propias piñas en casa les resulte interesante, les gustará saber que no son necesarios muchos elementos para el cultivo de la piña. Lo que se necesita para cultivar piña en casa es:

  • Una piña madura 
  • Un recipiente de cristal de 15 cm. de diámetro.
  • Agua.
  • Una maceta de 30 cm de diámetro (mínimo) o en el caso de ser cuadrada, de 30 cm. de lado. Un plato para la maceta.
  • Tierra con buena capacidad de drenaje.

Todos los elementos son sencillísimos de encontrar en la Málaga, además, las temperaturas cálidas de la Costa del Sol son una ventaja añadida. ¿Cuál es el proceso para el cultivo de la piña en el hogar?

1. De la piña madura se extrae la corona. Lo ideal es arrancarla con un giro de la corona, para obtener la corona entera y casi limpia, si no es posible hacerlo así, se corta con un cuchillo. En ambos casos, habrá que eliminar el exceso de carne, de color amarillo, hasta que se vea el tronco, de color blancuzco.

2. De la corona ahora habrá que retirar las hojas de la parte inferior, para conseguir un tronco de unos 4 cm. de altura.

3. Es el momento de hacer uso del recipiente de cristal, en el que se introducirá el tronco de la piña, el cual se cubrirá con agua, que se cambiará cada dos o tres días. ATENCIÓN: Nunca hay que cubrir las hojas con agua, solo el tronco. 4. A los pocos días comenzará a apreciarse en el tronco pequeñas raíces, pero habrá que mantener el tallo sumergido, cambiando el agua regularmente, hasta que las raíces alcancen una longitud de unos 5 cm.

5. Cuando las raíces alcancen esta longitud, será el tiempo de preparar la maceta. Se llena de tierra en tres cuartas partes, se hace un agujero en el centro de la tierra lo suficientemente grande como para abarcar el diámetro de tronco y raíces, se coloca la planta y las raíces se cubren con tierra. A la vista quedan ahora las hojas.

6. Se busca un lugar bien iluminado, pero en el que el Sol no indica directamente sobre la planta y se riega de forma esporádica, asegurándose de que la tierra esté siempre hidratada, pero evitando anegarla en cualquier caso.

7. ¡Y a esperar para que comience a aparecer la característica flor de color rojo que se convertirá en una piña!

Consejos para comprar la fruta a partir de la cuál cultivar piñas en casa

La clave para el éxito en cultivar piña en casa está en la elección de la fruta a partir de la cual se obtendrá la corona de la cual saldrá la nueva piña. Hay que tener en cuenta que, una vez cortada de la planta, la piña deja de madurar, así que si se compra una piña que esté verde, el cultivo no llegará a buen puerto, y tampoco se conseguirá el objetivo de cultivar piña en casa si la fruta es demasiado madura. Entonces, ¿cómo es la piña perfecta para cultivar?

La piña ideal para el cultivo tiene que tener una corona con hojas de color verde oscuro, en la que no se aprecien hojas amarillentas o marrones, ni otros defectos, las hojas no deberían desprenderse fácilmente al tirar de ellas. Por su parte, la piña deberá mostrar el característico color dorado, y ser firme al tacto, sin zonas blandas. El olor dulce “a piña” es un buen indicador de que se trata de una fruta madura. Además de obtener una corona perfecta para cultivar, observando estos puntos se obtendrá una piña de sabor delicioso.

Eso sí, el cultivo de piñas no está recomendado para impacientes: pueden pasar hasta dos años para que se comience a ver la flor que dará como resultado una nueva piña. Pero, en cualquier caso, merece la pena la espera para poder disfrutar de una piña cultivada en casa.


pina_en_casa
Política de cookies En esta web utilizamos cookies para darte una mejor navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información aquí. Continuar