Menú
Noticias

Descubrimos los melones más caros del mundo

En Eventos, 13/07/2017

En Japón se conoce como Hashiri al primer fruto de la temporada, sea cual sea, que ha sido cuidadosamente cultivado según la tradición oriental. Durante siglos, los japoneses han perfeccionado la forma de sembrar sus productos hasta el punto de que cada año que transcurre intentan superarse para lograr algo de mayor calidad e innovación gastronómica. En Yubari, una región de la isla de Hokairo, en el norte del país, los melones se cultivan de una manera tan tradicional como añeja, apelando al espíritu del Japón imperial de los samuráis. Según una investigación de la BBC, los melones se plantan en una tierra rica en ceniza volcánica y acondicionada mediante un sistema de riego tan estricto (se controla hasta la pureza del agua) que su funcionamiento es casi un secreto de Estado. El secreto está en que mientras en los cultivos comunes se dejan crecer varios frutos de la misma planta, en Yubari solo se permite uno, lo que los hace crecer de forma sostenida con la cantidad justa de sol y sombra y el suministro de azúcar. El sabor del Yubari King, como se conoce a este tipo de melón, es entre dulce y picante, mezclando los estilos del norteamericano, de sabor más agresivo, y el dulzor del europeo.
El pasado año, en mayo de 2016, dos melones de Yubari, esta vez de la variedad Cantalupo (de pulpa naranja y sabor muy dulce) alcanzaron el precio récord de 3 millones de yenes (24.500 euros) en la primera subasta de la temporada agrícola. La cultura japonesa hace que este tipo de frutos, más que para cubrir una necesidad, se utilicen como regalos o gesto de gratitud y respeto en las clases más pudientes. En el ecuador de la primavera es tradicional que en Japón se subasten los productos que marcan el inicio de la temporada agrícola. Los primeros ejemplares son los que se venden a precios más desorbitados, más con ánimo publicitario y simbólico que con afán lucrativo. Este año, sin llegar a las cifras de 2016, dos ejemplares de Yubari fueron vendidos por 1,5 millones de yenes (12.000 euros) en la primera subasta de esta temporada agrícola en Japón.

Política de cookies En esta web utilizamos cookies para darte una mejor navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información aquí. Continuar